Universidad de Valencia acoge la exposición fotográfica: Espacios Contingentes

Sonia Pascual

El Centre Cultural La Nau de la Universitat de València inicia la programación de este año 2014 con una exposición fotográfica de Mario Rabasco. "Espacios Contingentes. Estudio visual de la Universitat de València" es un trabajo que permite transitar a través de la fotografía contemporánea por 43 espacios y arquitecturas de esta institución académica.

imagen Universidad de Valencia acoge la exposición fotográfica: Espacios Contingentes

La Nau inaugura el año con esta exposición fotográfica, "Espacios contingentes", de Mario Rabasco, que evoca la racionalidad y sobriedad de la escuela de Dusseldorf, el origen de la fotografía contemporánea. La exposición se inauguró el pasado martes 28 de enero y podrá visitarse hasta el próximo día 27 de abril en la Sala Estudi General, de La Nau, el edificio histórico de la Universitat.

"Espacios Contingentes. Estudio visual de la Universitat de València" reúne imágenes de espacios conocidos, pero vistos desde una óptica muy diferente. Lugares sin presencia humana en los que esta se adivina por las huellas que sujetos desconocidos han ido dejando; escenas reales con un halo de irrealidad siempre ordenada y simétrica, de manera que ambos universos cohabitan y conviven para producir un cierto grado de extrañamiento. Fotografías del Claustro de La Nau, de dependencias rectorales, de facultades, de laboratorios, de instrumentos médicos, de los campus... Imágenes todas muy contemporáneas, muy sobrias, muy simétricas, estrictamente encuadradas y ordenadas, que buscan el realismo pero que parecen irreales.

Son espacios muy familiares para mí y siempre he sentido la necesidad interior de paralizarlos, de capturar esos lugares de conocimiento y de poder en los que siempre se puede adivinar que alguien ha intervenido, aunque no estén presentes", explica Mario Rabasco, de un acercamiento a la realidad que, según el artista, tiene cierto paralelismo con la escrupulosidad del trabajo policial.

De acuerdo con el vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universitat de València, Antonio Ariño, si algo caracteriza a las imágenes que se pueden ver en esta exposición “es que cuando las han contemplado las personas que diariamente transitan por las estancias reproducidas, exclaman con asombro: ¡No lo había visto nunca así!".

El comisario de la exposición, el profesor de la Universitat Politècnica de València Pep Benlloch, destaca que “en este proyecto se ha impuesto lo racional sobre cualquier otra consideración accesoria, lo funcional sobre lo estético, provocando que las fotografías presenten unos espacios aparentemente impersonales sin que nada de su contenido nos pueda sorprender…, o acaso sea todo lo contrario".

El nombre de la exposición “imágenes contingentes", algo que puede ser y no al mismo tiempo, alude precisamente a lo que evoca cada imagen. Benlloch explica también que Mario Rabasco ha utilizado el formato-cuadro, tal como se ha impuesto en la fotografía contemporánea desde su utilización, entre otros, por Jeff Wall y por los fotógrafos de la Escuela de Dusseldorf, como Candida Höfer, Thomas Struth o Andreas Gursky. Precisamente en esta ciudad alemana surgió la primera cátedra de fotografía artística, allá por los años sesenta, de mano del matrimonio de Hila y Bernd Becher, fundadores de esa escuela, con una repercusión trascendental (ni ellos mismos la pudieron imaginar en aquel momento) y que supuso lo que muchos consideran el nacimiento de la fotografía contemporánea.

Las fotografías de Rabasco comparten aquella filosofía primigenia: son fotografías estrictamente encuadradas, tienen el gusto por la sobriedad, por capturar los espacios amplios, siempre mostrados desde un punto de vista objetivo, con unas pautas compositivas estrictas y muy calculadas, y evitando siempre cualquier alteración de sujetos a su alrededor.

Pese a todo, insiste Benlloch, “en todas las obras que contemplamos se hace presente el sujeto a través de la huella o rastro que dejamos en nuestro paso por el mundo. Serían inexplicables los contenidos de estas fotografías sin la imprescindible acción o referencia de las personas, por ello si cabe tienen un plus de misterio que le confiere un interés para el espectador, preocupado por descubrir la ubicación o utilidad de los elementos que Mario nos presenta en cada una de ellas".

Fuente: www.uv.es y nauxxi.uv.es

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad