La UJI impulsa un proyecto de innovación educativa basado en la metodología de aprendizaje-servicio

Sonia Pascual

El Área de Didáctica de la Expresión Corporal del Departamento de Educación de la Universitat Jaume I da continuidad al proyecto de innovación educativa basado en la metodología de aprendizaje-servicio implantado en el curso 2011/2012 dentro de la asignatura Fundamentos de la Expresión Corporal y Juegos Motrices del Grado de Maestro y Maestra en Educación Infantil.

imagen La UJI impulsa un proyecto de innovación educativa basado en la metodología de aprendizaje-servicio

La implementación de esta metodología ha permitido establecer una estrecha relación de colaboración social entre la UJI y diversas entidades del entramado social castellonense relacionadas con niños con diversidad funcional a través de sesiones prácticas de juegos motrices y expresivos.

Hasta el momento, en las dos ediciones llevadas a cabo, han participado en este proyecto más de 300 estudiantes universitarios que han prestado 1.800 horas de servicio directo aproximadamente a alrededor de 200 niños y niñas. Además, se ha contado con la colaboración de profesionales externos pertenecientes a las sociedades colaboradoras: Fundación Borja Sánchez, Asociación Síndrome de Down Castellón, APADHACAS (Asociación de Padres de Afectados por Déficit de Atención e Hiperactividad de Castellón), el CEIP Francesc Roca i Alcaide de Burriana, el colegio de educación especial Penyeta Roja y Special Olympics España.

La asignatura está impartida por los profesores Jesús Gil y Óscar Chiva, miembros del grupo de investigación Endavant e integrantes del Seminario Permanente de Innovación Metodológica SPIMEU financiado por la Unidad de Apoyo Educativo de la UJI. En ella, los estudiantes diseñan, ejecutan y valoran sesiones prácticas de juegos motrices y expresivos como fuente de creación de estímulos y experiencias y como plataforma sobre la que construir muchos otros aprendizajes. Además, permiten responder a la necesidad básica de jugar de los niños y niñas, generando situaciones motivantes que, bien organizadas y pautadas, son fuente de un crecimiento saludable. Las sesiones, de una duración de dos horas, se realizan en las instalaciones del Servicio de Deportes de la Universidad o en los diferentes colegios que disponen de instalaciones propias desde noviembre a mayo, aprovechando que se trata de una asignatura anual. Durante las mismas, los estudiantes siguen no sólo las pautas establecidas por el profesorado, sino también las recomendaciones de las asociaciones, de forma que los niños y niñas puedan sacar el máximo provecho al servicio prestado.

El planteamiento de este programa se basa en la idea de que los futuros maestros deben adquirir competencias sociales que les permitan entender la sociedad y transformarla desde la educación. Para ello, propone el aprendizaje de contenidos académicos y valores ético-cívicos a través de la prestación de un servicio a la comunidad. El objetivo es formar académicamente al alumnado a la vez que educar ciudadanos capaces de interpretar de forma crítica el contexto social en que viven, aportando soluciones a los problemas detectados e implicándose en su resolución. En la vertiente de servicio, el objetivo se centra en satisfacer las necesidades de una parte del entramado social, en este caso, menores con necesidades educativas especiales.


Fuente: Área de Relaciones Informativas de UJI

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad