¿Qué es el Flipped Classroom?

Sofía Riesco

Las nuevas tecnologías han revolucionado la manera de enseñar en las aulas. Los alumnos cada vez tienen más recursos a su alcance para poder aprender, y los profesores pueden facilitarles elementos novedosos y de interés para fomentar la interacción entre ambas partes.

imagen ¿Qué es el Flipped Classroom?

El modelo de aula invertida o Flipped Classroom se basa en la tecnología y en hacer que los alumnos utilicen las herramientas disponibles para facilitar su aprendizaje. Fomenta la interacción entre profesor y alumnado y mejora la participación de éste.

¿Qué es?
Flipped Classroom podría traducirse como ‘Aula invertida’. Es un modelo, no una metodología, que transfiere distintos modelos de aprendizaje fuera del aula. Utiliza el tiempo de clase para trabajar aspectos que requieren la ayuda y experiencia del docente. En muchas ocasiones se perpetúa el modelo de enseñar la teoría en la clase y no se pone en práctica lo que se aprende en las aulas. Lo que propone este modelo es que el profesor siga presente en las tareas que el alumno realiza fuera de casa a través de materiales digitales e interactivos.

¿Cómo funciona?
Tradicionalmente, el profesor enseña algo en el aula; el alumno realiza una actividad para asimilar esa teoría; y fuera de casa realiza unos deberes o tareas fuera del aula. Flipped Classroom propone que estas actividades se realicen en casa pero utilizando la tecnología. El alumno se familiariza con los contenidos del aula a través de vídeos y otros recursos digitales que le facilita el profesor. Esto genera un feedback, una interacción entre profesor y alumno, que se materializa en el aula.

Contexto del modelo
El alumno es siempre el centro del aprendizaje. Ni los contenidos ni las herramientas. El alumnado está rodeado de una serie de tecnologías que le van a ayudar, ya que están a su alcance, como son las redes sociales o las herramientas 2.0. Tras esto se encuentran las técnicas didácticas, que es lo que realizan los docentes en las aulas. Las metodologías didácticas sería el siguiente ámbito en el que se enmarca este modelo. El Flipped Classroom engloba todos estos aspectos.

¿Con qué herramientas cuentan los profesores?
El profesor, a través de unos criterios de calidad, puede analizar qué elementos (vídeos, presentaciones, infografías, mapa conceptual) son los más adecuados para el aprendizaje del alumno. Pueden ser incluso aplicaciones para dispositivos móviles que tengan contenido educativo. El profesor puede seleccionar cuál de ellas puede servir a su alumnado.

No obstante, los profesores también pueden crear sus propios recursos. Para ello cuentan con distintas herramientas, desde el mismo ordenador, elementos online, hasta las tablets. Estos recursos pueden utilizarse en el aula, y también son considerados como algo que los docentes deberían hacer regularmente.

¿Tiene conexiones con otros modelos o tecnologías?
Este modelo tiene relación con otros dos, el Just In Time Teaching -el que se realiza en casa-, y el Peer Instruction -el que tiene lugar en clase-. Las actividades que se hacen fuera del aula pueden tener más o menos control por parte del profesor. Por ejemplo, el docente incluye preguntas en un vídeo que el alumno debe responder. Dependiendo del resultado se puede obtener un enfoque más personalizado orientado a las necesidades de cada alumno.

¿Cómo aplicarlo en clase?
En una clase de 50 minutos se puede aplicar este modelo a través de distintas actividades. En primer lugar se haría una evaluación inicial para seguir con una discusión de los resultados. Posteriormente se resolverían las preguntas de los alumnos, tanto sobre temas de clase como online, y se seguiría con trabajos en pequeños grupos, que luego se discutirán con el resto de la clase. Por último se haría un ‘juego’ sobre contenidos, nuevos o de repaso.

¿Es eficaz?
No se puede saber con exactitud si mejora el aprendizaje, pero sí se sabe que proporciona más oportunidades para que el profesor conozca lo que saben los alumnos. También mejora la participación del estudiante en el proceso y facilita que éste siga su propio ritmo de aprendizaje. Permite el diseño de tareas más significativas y hace posible el cambio de la escuela de “arriba abajo".

En este video un profesor de la Universidad de la Rioja explica en qué consiste este modelo.

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad