Claves para estudiar en verano los exámenes de septiembre

Sofía Riesco

Aunque hay muchas universidades que están adelantando las recuperaciones al mes de julio, todavía hay muchos jóvenes que tienen que presentarse a la convocatoria de septiembre. Si eres de los que les toca estudiar en verano, aquí tienes algunas claves que te ayudarán.

imagen Claves para estudiar en verano los exámenes de septiembre


1. Hacer un calendario: se puede establecer una programación del verano, ajustando los días y las asignaturas a estudiar. Fijar objetivos a corto plazo y que sean alcanzables ayuda a generar la sensación de ir superándolos poco a poco. También es importante conocer los hábitos de estudio durante el resto del año, ya que si se tienen es más fácil. Sino, habrá que encontrar una manera de crear una disciplina de estudio.

El calor, las distracciones y la falta de rutina dificultan la concentración, pero si el estudiante tiene un buen hábito de estudio no es tan difícil planificarse y centrarse en los apuntes. Que sea el propio estudiante quien decida el momento del día en el que estudia mejor es importante para que no sienta que tiene una obligación. Ser constante, respetar el momento de estudio y encontrar una motivación son aspectos importantes.

2. Planificar el estudio: empezar por las asignaturas más complicadas es una forma de programar el día de estudio. Al final de la jornada se pueden realizar tareas más sencillas, ya que comienza a aparecer la fatiga mental. Además, planificarse durante el verano puede servir para mantener este hábito a lo largo del próximo curso.

Para diseñar un buen planning se deben definir los objetivos de manera concreta, realista y alcanzable. Hay que saber lo que se quiere conseguir y encontrar un sentido a ese objetivo. Establecer tiempos para calcular cómo y cuándo hacerlo también es fundamental.

3. Fijar objetivos y recompensas: otra forma de motivación es establecer unos premios a los que sólo se tiene acceso si se cumplen los objetivos, de tal modo que se disfruta de ellos si se han realizado las tareas planificadas para dicho día. No todo es cuestión de estar el día encerrado estudiando. El estudiante también tiene que premiarse y ver su esfuerzo recompensado.

4. Evitar las distracciones: el uso del móvil, los ruidos o el exceso del calor son factores que impiden aprovechar el tiempo y lograr buenos resultados en septiembre. Por eso, el alumno debe tener todos los materiales necesarios a su alcance, estudiar de una forma cómoda y siempre en el mismo sitio, con buena luz y ventilación.

Hidratarse, fijar tiempos para descansar y realizar esquemas o recitar con sus propias palabras lo aprendido es primordial para mantener la concentración y que el tiempo de estudio sea efectivo.

5. Controlar la ansiedad y el estrés: tener que estudiar en verano y la preocupación añadida de tener que aprobar en septiembre puede provocar ansiedad y estrés. Es importante diferenciar entre preocuparse y ocuparse. Cuando se elige esta segunda opción se generan emociones más positivas, porque se incentiva la capacidad para conseguir lo que nos proponemos.

Diseñar un buen planning es una forma de convertir las dificultades y preocupaciones en oportunidades y acciones, para ver las situaciones de la vida como retos y no como problemas.


Información obtenida de: Campus Vivo, con consejos y claves del director de Proyectos y coach en la Escuela Europea de Coaching, Fernando Vargas; y de la psicopedagoga y coach en Coaching&You, Miriam Sancho.

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad