Las universidades y las Comunidades acuerdan las evaluaciones de los estudiantes

Sofía Riesco

Se fomentará la evaluación continua para que la nota final no dependa de un único examen.

imagen Las universidades y las Comunidades acuerdan las evaluaciones de los estudiantes

Las universidades españolas van a terminar el curso 2019/2020 de manera online. No van a retomar las clases presenciales, pero todavía tienen que decidir cómo van a realizar las evaluaciones finales. Algunas de ellas ya han declarado que también van a examinar a los alumnos de forma virtual, mientras que otras prevén hacerlo de manera presencial.

El Ministerio de Universidades se ha reunido con los representantes de las comunidades autónomas en la Conferencia General de Política Universitaria para llegar a un acuerdo conjunto sobre los exámenes universitarios, ya que algunas universidades disponen de los recursos para evaluar telemáticamente a los estudiantes, mientras que otras tienen dificultades para evaluar por esta vía.

A través del documento ‘Recomendaciones sobre criterios generales para la adaptación del sistema universitario español ante la pandemia del Covid-19, durante el curso 2019-2020’ se dan una serie de pautas para transformar la evaluación presencial en evaluación no presencial. Cada titulación y cada asignatura deberá concretar durante este segundo cuatrimestre la manera de evaluar, consultando con el estudiantado y con el tiempo suficiente para que éstos se adapten y preparen adecuadamente.

El Ministerio opta por evaluar a los alumnos a través de trabajos o por soluciones académicas que se basen en la tecnología y la informática. En el caso de las asignaturas que impliquen prácticas obligatorias, éstas podrán sustituirse por otras actividades no presenciales o retrasar su evaluación hasta que pueden realizarse presencialmente.

Respecto a los Trabajos de Fin de Grado y fin de Máster, también deberán adaptarse al formato virtual, y además “las universidades podrán fijar nuevos requerimientos académicos, nuevos márgenes temporales y arbitrar la fórmula no presencial para su presentación y valoración". De este modo, las universidades podrán ampliar los plazos de presentación del TFG y TFM, “siempre que sea posible dentro del presente espacio temporal del curso 2019-2020 -en el caso de que no lo fuese, no debería tener ningún sobrecoste para el estudiantado".

En cuanto a las prácticas, tanto en las optativas como en las obligatorias, deberán fijarse “unos criterios generales para todo el sistema de prácticas de una universidad, muy flexibles y adaptativos". Para estudiantes de grados y másteres no habilitantes de último curso se podrá fijar un porcentaje de créditos que podrán suplirse por otras actividades académicas evaluables no presenciales. En los grados y másteres habilitantes, se podrá “concretar una realización de dichas prácticas, o del tiempo que falta en su realización, de carácter intensivo y concentrado temporalmente en cuanto la situación sanitaria lo permita y siempre dentro de este año 2020", preferiblemente no más tarde de septiembre u octubre. Las prácticas de los alumnos de otros cursos podrán retrasarse al curso 2020-2021.

Por su parte, la Comunidad de Madrid y Andalucía ya han llegado a acuerdos con las universidades sobre el método de evaluación del alumnado. Las pruebas se grabarán para su posterior visualización y evaluación, y se informará a los alumnos por si tienen dificultades en la conexión realizando una prueba previa.

Comunidad de Madrid

Las 13 universidades madrileñas han acordado cambios en las pruebas de evaluación: las pruebas finales de las convocatorias oficiales de evaluación ordinaria y extraordinaria se realizarán de manera presencial, "esperando que la situación cambie". Previsiblemente, estas pruebas podrán ser sustituidas por pruebas online en tiempo real que incluyan preguntas cortas de desarrollo, temporizadas y aleatorizadas, en las que el alumno deba razonar la respuesta.

También habrá exámenes con preguntas tipo test de múltiple opción, exámenes con parte tipo test y parte de redacción, con una contraseña para al entrar al examen, con tiempo para realizarlo y entregarlo, y sin posibilidad de volver hacia atrás una vez iniciada cada parte. Además, las preguntas aparecerán en orden aleatorio para cada estudiante. Por último, los exámenes orales se harán a través de videoconferencia y se grabarán. Los TFG y los TFM también podrán defenderse en la modalidad a distancia.

Respecto a la evaluación continua, se tendrán en cuenta las actividades y proyectos realizados, los exámenes con libro abierto, las entrevistas de autoría y otros trabajos, así como la evaluación continua final que se realizará a través de la plataforma educativa y que permitirá obtener la calificación que antes se obtenía con el examen final. Ésta se hará a través de cuestionarios, casos prácticos o informes.

A su vez, las evaluaciones de las asignaturas que tienen ECTS prácticos (que afectan sobre todo a Ciencias de la Salud, Arquitectura e Ingenierías) se aplazan hasta que puedan realizarse de manera presencial. Respecto a las prácticas, se considerarán superadas si se han realizado al menos el 50% de ellas. Una vez retomada la normalidad, las universidades podrán reubicar a los estudiantes en otras empresas para que completen su formación práctica.

Andalucía

Las 11 universidades andaluzas fomentarán la evaluación continua y los exámenes online, evitando que éstos sean imprescindibles para superar la asignatura. Se incorporarán alternativas de evaluación no presencial como proyectos, participación en foros de debate, preguntas durante las sesiones, resolución de casos prácticos, informes, etc., en función de las características de las asignaturas. Los TFG y TFM también se adaptarán a la modalidad online.

Las prácticas externas curriculares se adaptarán a la modalidad no presencial mediante metodologías formativas alternativas o serán sustituidas por otras actividades que permitan adquirir las competencias correspondientes. En los casos en los que no se puedan adaptar, la Universidad podrá prorrogar el periodo de realización durante los meses de julio, agosto y septiembre.

Aragón

La Universidad de Zaragoza se plantea modificar el calendario académico y extender el periodo lectivo hasta el 31 de julio para posibilitar, “si la situación sanitaria lo permitiera, la realización de algunas pruebas de evaluación presencial y, en relación con el último curso de las titulaciones, de prácticas imprescindibles para la superación de las asignaturas."

No obstante, reconoce que “no existe una expectativa razonable de que puedan celebrarse reuniones que conciten una elevada concentración de personas, como las que caracterizan la actividad universitaria o implican la realización de pruebas presenciales y exámenes habituales." Por ello, finalizará el curso de forma no presencial y elaborará un documento de Directrices generales sobre docencia, prácticas, evaluación y trabajos fin de Grado y fin de Máster.

UNED

La Universidad Nacional de Educación a Distancia no celebrará los exámenes presenciales de junio, sino que los sustituirá por la evaluación continua y por exámenes online. Estas dos vías serán complementarias y se realizarán a través de las herramientas disponibles en la plataforma aLF, incluyendo el sistema integrado de webconferencia AVIP y de grabaciones AVIP-Pro, y de la aplicación Aula Virtual de Examen (Aula AvEx) que permite la autenticación con las claves que dispone cada uno de los estudiantes de la UNED y el acceso a la cámara del dispositivo.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad

* Tu email no se mostrará en la página.