Así será el nuevo Ministerio de Universidades

Sofía Riesco

Será el primer Ministerio único para las universidades en 40 años. Entre los retos que deberá hacer frente se encuentra una nueva ley de universidades, la reforma de la selectividad o la cotización obligatoria de las prácticas.

imagen Así será el nuevo Ministerio de Universidades

Por primera vez desde hace casi 40 años existirá en España un Ministerio de Universidades. El nuevo Gobierno ha decidido separarlo del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades para crear un ministerio único que presidirá el sociólogo Manuel Castells. Los rectores, a través de la CRUE, ya han manifestado su oposición a esta decisión.

La última vez que hubo un Ministerio de Universidades e Investigación en España fue en 1981 con el gobierno de Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo. Desde entonces el área de universidades ha estado incluida o bien en el Ministerio de Educación o en el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Hasta ahora la educación superior se integraba en una única Secretaría de Estado dentro del organigrama del Ministerio: la Secretaría de Universidades, Investigación, Desarrollo e Innovación, con una Secretaría General de Universidades de la que dependían la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA), el Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (SEPIE) y el Colegio de España de París.

A partir de este 2020, al Ministerio de Universidades le corresponderá “la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de universidades y las actividades que a estas les son propias", según recoge el BOE.

La CRUE, en contra

La Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) ya manifestó en noviembre su deseo de que la Universidad siguiera formando parte del mismo Ministerio que Ciencia e Innovación. “Romper el actual Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades no mejorará la comunicación ni la coordinación que ahora mismo necesita el Sistema Universitario Español para resolver temas que ya no pueden esperar más", expresaban.

Temas como el pendiente Real Decreto sobre las prácticas académicas externas, la ley de contratos del sector público o el Estatuto del Personal Investigador en Formación que necesitan “llegar a una solución sensata en un tiempo razonable". Dividir el Ministerio “implicaría un retroceso estratégico", aseguran.

En el último comunicado de la CRUE, los rectores llaman a seguir el ejemplo de otros países europeos con el conocido “triángulo del conocimiento" (investigación-innovación-educación)", que queda reflejado en un Comisariado europeo con una Comisaría que incluye estos tres ámbitos bajo el amparo de un único Ministerio. E insisten en que la desfragmentación del Ministerio “implicará alejar el conocimiento de la centralidad política que se está imponiendo en Europa" así como la “fragmentación de recursos", lo que podría suponer “décadas de estancamiento para la investigación, las universidades, o ambas".

A su vez, Campus Iberus, conformado por la Universidad de Zaragoza, la Universidad Pública de Navarra, la Universidad de Lleida y la Universidad de La Rioja, se suman a este último comunicado de la CRUE. Los cuatro rectores recalcan "la dificultad que supondrá para la CRUE y para las universidades que la integran, carecer de un interlocutor único para las actividades de Ciencia y de Universidad".

Además, insisten en la necesidad de considerar "la actividad de la universidad en un conjunto" y, por eso, señalan que "no se puede separar la creación de conocimiento, lo que hoy en día llamamos investigación, de su transmisión, tanto en formación como en transferencia al sector productivo".

Nueva ley de universidades

Una de las tareas pendientes del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, presidido hasta ahora por Pedro Duque, ha sido poner en marcha una nueva ley de universidades que permita su modernización, dotar de mayor autonomía a la educación superior y mejorar su financiación.

El nuevo ministro deberá hacer frente a esta demanda de la comunidad universitaria, que tuvo un primer intento de puesta en marcha en septiembre de 2018, cuando se constituyeron tres mesas de trabajo dedicadas al Estatuto del Personal Docente e Investigador (PDI), a la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales, y a la potenciación de la internacionalización de las universidades españolas y su participación en el proyecto de universidades europeas.

Sin embargo, el borrador del decálogo con las propuestas para la nueva ley nunca llegó a presentarse, aunque Castells heredará de Duque ese "pacto por la universidad" con el objetivo de dotarla de "una financiación adecuada y recursos suficientes, ampliar su capacidad de atraer y retener talento, garantizar su acceso en condiciones de igualdad en todos los niveles de formación y adaptarla a las nuevas realidades y necesidades".

Becas y Selectividad

El actual modelo de selectividad es otra de las tareas pendientes de las que se encargará el nuevo Ministerio de Universidades. El ministro deberá trabajar conjuntamente con el Ministerio de Educación y las comunidades autónomas, así como con representantes de la CRUE para revisar el examen de acceso a la universidad y sus supuestas diferencias de dificultad.

El nuevo Gobierno también quiere revisar el sistema de becas para aumentar su dotación y hacer el proceso más ágil, de manera que los estudiantes dispongan de los ingresos antes. A su vez, se pretende promover la reducción de tasas universitarias para que vuelvan a los niveles previos a la crisis, para lo que deberá otorgar más fondos a las autonomías.

También deberá negociar con el Ministerio de Trabajo las prácticas estudiantiles y su cotización obligatoria a la Seguridad Social, y con el Ministerio de Ciencia e Innovación los estatutos profesionales como el de personal docente.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.


Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad