Cambios en la nueva Selectividad

Mar Díaz

Podrá haber preguntas tipo test y sólo se incluirán materias de segundo de bachillerato

imagen Cambios en la nueva Selectividad

Los estudiantes de Bachillerato ya pueden respirar tranquilos. El pasado viernes día 23 de diciembre, se publicó finalmente el decreto que regula la evaluación de bachillerato para el acceso a la universidad.

En un principio, la prueba final de bachillerato tenía como objetivo medir los conocimientos adquiridos por los estudiantes a lo largo de los dos años de duración del ciclo, determinando así si merecían el título o no. Sin embargo ahora, esto no será así y sólo deberán realizar dicha prueba aquellos que quieran acceder a un grado universitario. Lo mismo ocurre con los alumnos de la E.S.O, ya que también tendrán que realizar un examen en el último curso que medirá los conocimientos obtenidos pero que no será determinante para pasar de ciclo.

Por otro lado, el pasado viernes 18 de noviembre el Gobierno confirmó que las materias impartidas en primero de bachillerato no serían incluidas en el examen de Selectividad. De esta manera, se elimina Filosofía como asignatura de realización obligatoria. Esto ha supuesto un alivio sobre todo para los estudiantes de Ciencias quienes no estaban de acuerdo con esta medida.

En consecuencia, se descarta la idea de que los alumnos pudieran presentarse de forma optativa a otras siete asignaturas del curso anterior como Historia del Mundo Contemporáneo, Literatura Universal, Economía, Anatomía Aplicada, Cultura y Lenguaje Musical, Volumen o Cultura Científica.

En 2015, el Ministro de Educación anunció que el examen iba a constar de 350 preguntas tipo test, de las cuales 200 iban a ser de las materias obligatorias, 100 de las optativas y 50 de las específicas. Sin embargo, esta propuesta ha sido rechazada y la decisión de incluir preguntas test queda en manos de cada comunidad. En todo caso las preguntas tipo test no ponderarán más del 50% en las nota de cada asignatura.

Al eliminar el examen de Filosofía, los estudiantes deberán presentarse a tres exámenes de materias troncales comunes a todos: Historia de España, Lengua y Literatura castellana II y Primera Lengua Extranjera II. Además tendrán que realizar una troncal de su especialidad que puede ser Ciencias, Humanidades y Ciencias Sociales o Artes. La nota mínima para superar la prueba seguirá siendo un 4 y no un 5 como se planteaba en un principio.

En cuanto a la tipología de las preguntas, cada examen contendrá preguntas abiertas y semiabiertas que requerirán del alumnado capacidad de pensamiento crítico, reflexión y madurez. Además de estos tipos de preguntas, se podrán utilizar también preguntas de opción múltiple, es decir, tipo test siempre que en cada una de las pruebas la puntuación asignada al total de preguntas abiertas y semiabiertas alcance como mínimo el 50 %

El examen de inglés no tendrá una parte oral como se había barajado anteriormente, la cual iba a suponer el 40% de la nota en esta prueba. Esto se debe a la enorme complejidad técnica que supondría su realización.

La calificación de la evaluación de Bachillerato para el acceso a la Universidad será la media aritmética de las calificaciones numéricas obtenidas de cada una de las pruebas realizadas de las materias generales del bloque de asignaturas troncales y, en su caso, de la materia Lengua Cooficial y Literatura, expresada en una escala de 0 a 10 con tres cifras decimales. Esta calificación deberá ser igual o superior a 4 puntos.
Para el acceso a la Universidad, la calificación se calculará ponderando un 40 por 100 la calificación señalada en el párrafo anterior y un 60 por 100 la calificación final de la etapa. El resultado de esta ponderación sea igual o superior a cinco puntos.

La elección de las asignaturas a cursar en la fase específica es fundamental ya que de ellas depende en gran medida poder acceder al grado universitario deseado. Por ejemplo, si se quiere realizar un grado de la rama de ciencias de la salud, es preferible realizar el examen de Química y de Biología en la fase específica ya que en la mayoría de los casos, estas asignaturas ponderan un 0,2 en la nota para acceder a estos grados. Sin embargo, estas asignaturas supondrían un 0,1 si se solicita un grado en Ciencias Sociales. Se ve así por lo tanto que la nota varía notablemente en función de esta fase específica.

Por otro lado, a partir de ahora cada Comunidad Autónoma deberá decidir si pretende llevar a cabo la convocatoria extraordinaria en julio o en septiembre. De ser así, los resultados provisionales de las pruebas deberán ser publicados antes del 22 de julio.

Por último cabe destacar que las comunidades tienen la opción de incluir el llamado Cuestionario de Contexto en su prueba de acceso a la universidad. Se trata de unas preguntas sobre el entorno sociocultural y económico de los alumnos con el objetivo de ajustar los resultados al estatus familiar. Debido a que es algo que muchas instituciones consideran innecesario, serán las comunidades las que decidan si los reparten o no. En cualquier caso, se tratará de un cuestionario anónimo.

En conclusión, los cambios significativos son los siguientes:

· Posibilidad de la inclusión de preguntas de opción múltiple (tipo test) en las diferentes pruebas.
· Eliminar la opción de realizar el examen de Filosofía en la fase general. Ahora es obligatorio presentarse a Historia de España
· Las Comunidades Autónomas decidirán si desean realizar la convocatoria extraordinaria en julio o en septiembre.
· Cuestionarios de contexto para evaluar al alumno en función de su entorno familiar, social y económico.

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad