Las universidades se adaptan a las clases online

Sofía Riesco

Las asignaturas se imparten mediante videoconferencias, los grupos de trabajo se reúnen a través de aplicaciones y los profesores se forman en nuevas tecnologías.

imagen Las universidades se adaptan a las clases online

La crisis del coronavirus ha obligado a las universidades ha suspender las clases presenciales y ha adaptarse rápidamente al formato digital. Las universidades 100% online como la UDIMA, la UNIR, la UNED o la UOC no han tenido que adaptarse a esta situación, ya que imparten sus grados y másteres de manera virtual. Éstas ya dan sus clases a través de videoconferencias, encuestas, trabajos colaborativos, herramientas de simulación o control de los equipos de los alumnos.

No obstante, otras universidades con más volumen de alumnos han tenido que recurrir a plataformas y campus virtuales para impartir sus clases. Es el caso de a Complutense de Madrid, que está mejorando la infraestructura para impartir las clases virtuales y formando a los profesores para adaptar los programas de las asignaturas. Éstos no realizarán exámenes ni pasarán lista, pero sí podrán realizar pruebas o actividades de evaluación continua. Las clases se impartirán por videoconferencia y los docentes dejarán en el Campus Virtual los contenidos para que los alumnos puedan consultarlos.

Por esta transición también ha pasado la Universidad Carlos III de Madrid, que ya está impartiendo los contenidos programados en las asignaturas a través de Aula Global, la plataforma de apoyo virtual a los estudios presenciales y semipresenciales de la UC3M. Íñigo Sarría, adjunto al Vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado de UNIR, afirma que “varias Universidades nos han pedido consejo sobre cómo poner en marcha un proyecto online", y añade que las universidades presenciales se están ajustando a la metodología de las universidades online. “Lo más lógico es adaptarse a lo que funciona y no buscar nuevas metodologías", asegura.

Por otro lado, varias universidades ya han visto cómo su alumnado sigue las clases a través de videoconferencias y otras plataformas, como en el caso de la Universidad del País Vasco, que ha puesto en marcha EHU edonondik, un programa que impulsa la docencia no presencial mientras se mantenga el confinamiento. Además, ha puesto a disposición del profesorado herramientas y cursos de formación con el fin de adaptar su docencia a una modalidad virtual. Desde que se interrumpió la docencia presencial en el Campus de Álava el día 9 de marzo, la plataforma Moodle de eGela (la plataforma propia destinada al aprendizaje con la que lleva años trabajando la UPV/EHU) se ha convertirdo en el principal canal de comunicación con el alumnado.

Los alumnos de la Universidad Católica de Ávila también se han adaptado con rapidez al cambio. “La enseñanza online no es retransmitir una clase con una herramienta virtual, sino que tanto alumnos como profesores tengan las mismas opciones que en un aula presencial", explica la UCAV. En este sentido, un alumno del Grado en Ingeniería Forestal y Medio Natural, señala como ventaja “que si no has comprendido bien la clase, al quedarse grabada, la podemos repasar después".

Herramientas para clases online

Una de las herramientas para videoconferencias que están utilizando las universidades es BlackBoard Collaborate (BBC), que permite impartir y recibir clases, resolver dudas y presentar trabajos a través de internet. No obstante, una de las principales dificultades se encuentran en las actividades prácticas, ya que algunas no se podrán llevar a cabo y habrá que reprogramarlas o aplazarlas.

La Universidad de Sevilla destaca a su vez un aumento del uso de la herramienta Collaborate Ultra, que permite encuentros de grupos de trabajo, ya sea de estudiantes, profesores e investigadores o personal de administración y servicios, mediante videoconferencia, así como de Kaltura, que permite grabar vídeos.

Para realizar tutorías entre los profesores y sus alumnos, algunas universidades optan por Google Hangouts Meet, que permite el encuentro de forma interactiva mediante videoconferencia, o bien a través del correo electrónico. Desde la UNIR recalcan la importancia de que los alumnos cuenten con un tutor personal “que les apoya y acompaña en todos los trámites no académicos, así como les asesora y sirve de vínculo entre el estudiante y el profesor. De esta manera se reduce el número de abandonos por titulación", explica Sarría.

Formación del profesorado

El Ministerio de Universidades y Crue Universidades Españolas, junto a la UNED y la UOC, han puesto en marcha el proyecto ‘Conectad@s: la universidad en casa’, una plataforma que cuenta con contenidos útiles para la formación online, como módulos didácticos, contenidos de orientación metodológica, plataformas tecnológicas y software.

El objetivo es servir de apoyo a docentes, estudiantado y a la sociedad en general en materias de educación online. Se trata de una iniciativa orientada a asesorar y poner a disposición recursos al conjunto de universidades españolas. El portal web recoge un extenso abanico de recursos de orientación y formación para el profesorado sobre metodología de formación en línea, útil para el diseño y desarrollo de cursos no presenciales, y también un amplio repertorio de materiales digitales y contenidos en abierto de distintas áreas de conocimiento para el estudiantado.

En este sentido, la formación continua de los docentes es clave para implementar la educación online. Según el profesor de la UNIR, los profesores deben formarse no solo para manejar las herramientas digitales, sino para dar clase con esta metodología. “Es importante capturar la atención de los alumnos asistentes, y la forma de hacerlo presencialmente difiere de la forma de hacerlo en docencia online. Con mucha probabilidad éste será el principal escollo que tengan que salvar las universidades presenciales", afirma.

Ayudas a los estudiantes y prácticas

La Universidad Complutense, la Universidad de La Rioja o la Universidad de Alicante han decidido aplazar el último pago de la matrícula para facilitar la disposición económica a los estudiantes afectados. Así, los pagos pendientes para la segunda quincena de marzo quedan aplazados.

En relación con las prácticas clínicas y otras prácticas curriculares y extracurriculares, se están analizando posibles soluciones en colaboración con las autoridades regionales y nacionales, para poder encontrar soluciones para esta problemática, explican desde la Complutense. La Universidad Carlos III de Madrid ha optado por sustituir las prácticas de laboratorio de las asignaturas experimentales por otro tipo de actividades formativas que permitan adquirir los conocimientos previstos, “o, en su caso, se realizarán de forma intensiva cuando se reanude la actividad docente presencial."

Por último, las universidades han puesto a disposición del público distintas propuestas. Por ejemplo, la Universidad Internacional de Andalucía ofrece más de 140 publicaciones digitales de acceso gratuito y adaptado a todo tipo de dispositivos, de temática científica dentro de todas las áreas del conocimiento. Otra de las iniciativas se encuentra en la Universitat Jaume I, que ha puesto en marcha el proyecto «Cuarentena en forma» con el objetivo de ayudar a la comunidad universitaria y público en general a realizar actividad física durante la cuarentena. La Universidad de Zaragoza apuesta por el ocio online con la aplicación Click and Plan, que ofrece torneos de trivial, retos deportivos, manualidades, idiomas y cocina.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

Comentarios de la noticia

  • Anónimo 2020-04-12 14:09:47

    Pues yo tengo ganas de volver a clase!

* Tu email no se mostrará en la página.


Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad