La presencialidad adaptada marca el arranque del curso universitario

Sofía Riesco

Muchas universidades combinarán la docencia presencial con las clases online, mientras que otras quieren garantizar la máxima presencialidad manteniendo la distancia de seguridad.

imagen La presencialidad adaptada marca el arranque del curso universitario

El inicio del curso universitario 2020/2021 arranca de forma diferente este año. Los estudiantes deberán acostumbrarse a combinar las clases online con las presenciales, o bien, seguir la docencia a través de un aula espejo contigua a la que imparte la clase el profesorado, al menos durante el primer cuatrimestre. No obstante, algunas universidades aspiran a garantizar la presencialidad manteniendo la distancia de seguridad entre los alumnos, al mismo tiempo que se han equipado con cámaras para retransmitir las clases en directo.

El presidente de la CRUE, en una entrevista con la Fundación CYD, afirma que el “sistema es presencial y no queremos renunciar a ello, sino que lo online debe ser un refuerzo y apoyo complementario a la formación presencial; ya sea una presencialidad en clase o mediante videoconferencia. No es cambiar el modelo, es mejorarlo con unas herramientas que ya estábamos utilizando pero que ahora debemos hacerlo con muchísima más intensidad, mejorando su uso."

Añade que “en áreas como Humanidades y Ciencias Sociales, la docencia online o por videoconferencia sin presencialidad en el aula puede ser de un mayor porcentaje, mientras que en otras disciplinas hace falta que cualquier estudiante pase por el laboratorio o los talleres porque necesitan tocar y tener realmente el contacto físico con la parte práctica del ejercicio profesional." Y en este sentido asegura que están “apostando porque las prácticas y la docencia práctica se mantengan 100% presencial."

Universidades públicas

· Universidad de Sevilla: su prioridad es conseguir la máxima presencialidad del estudiantado, que debe coexistir con la máxima seguridad para garantizar la salud de toda la comunidad universitaria. Para ello, se ha trabajado en la división en subgrupos con tres posibilidades: el 50%, el 33% y el 25% de presencialidad. Serán las escuelas y facultades las que decidirán cuál de estas opciones se ajusta mejor a sus peculiaridades. También se está trabajando en la instalación de 665 cámaras repartidas por todos los centros de la US con las que los estudiantes podrán seguir desde casa las clases en los días en que, por los grupos rotatorios, no puedan estar presentes en las aulas.

· Universidad Internacional de Andalucía: en las aulas de la UNIA el aforo estará limitado, con el máximo de distanciamiento entre asistentes, buscando que estos ocupen la misma mesa y aula de la jornada anterior. También se recomienda tomar la temperatura para acceder a la sede o las aulas.

· Universidad de Alicante: el rector de la UA reivindica la presencialidad, ya que “asegura que la docencia adquiera su sentido más pleno". La Universidad apuesta por una docencia “híbrida o dual", que contempla la “máxima presencialidad física en teoría y práctica, pero complementada con la docencia virtual, atendiendo a los potenciales cambios de escenario que se puedan dar en cualquier momento". Para ello, se ha dotado a las alrededor de 500 aulas de la tecnología necesaria para poder impartir docencia de modo dual y síncrono mediante la instalación de pantallas, tabletas, micros, altavoces, etc, que faciliten la adecuación inmediata de la docencia en caso de ser necesario.

· Universidad del País Vasco: la UPV/EHU ha optado por un modelo de formación presencial adaptada, que consiste en combinar una actividad mayoritariamente presencial con clases telemáticas y con actividades formativas no presenciales para el aprendizaje autónomo del alumnado. Con el fin de mantener la distancia de seguridad en las clases presenciales, se han establecido turnos en la docencia y reorganizado espacios, y también la Universidad se ha dotado de 300 equipos fijos y 100 equipos móviles para impartir docencia de forma telemática.

· Universidad Autónoma de Madrid: la UAM prevé que en el primer semestre del curso 2020-2021 la docencia se desarrollará de forma semipresencial o híbrida, combinando la docencia presencial en el aula en grupos más reducidos, cuando las medidas sanitarias así lo exijan, con las actividades formativas a distancia tanto síncronas (en tiempo real) como asíncronas (en diferido) a través de plataformas electrónicas.

· Universidad Autónoma de Barcelona: la UAB ha ajustado el número de alumnos al aula, que puede oscilar entre el 50% de los matriculados y el 100% si el grupo es pequeño y el espacio lo permite. Por ello ha planificado el curso 2020-2021 desarrollando un modelo de docencia mixta que combina actividades formativas no presenciales y presenciales, dando prioridad a los alumnos de primer y último curso para que asistan de manera presencial, así como las prácticas de laboratorio, prácticas de campo o prácticas de aula que no pueden realizarse en formato online.

Universidades privadas

· Universidad Europea Miguel de Cervantes: todos los estudiantes de la UEMC podrán asistir presencialmente a sus clases, pudiendo mantener la distancia de seguridad y los aforos gracias a nuevos turnos horarios, a la puesta en marcha de las aulas espejo y con todos los espacios para docencia del campus preparados para funcionar en remoto en el caso de que fuera necesario. Se han remodelado aulas y espacios universitarios, se ha invertido en equipamiento para crear espacios conectados, para que aun siendo remotos, sigan siendo colaborativos, y se ha mejorado la conectividad en el campus y entornos digitales. Los puestos en aulas estarán pertinentemente señalados para mantener la distancia de seguridad, y en el caso de exceso de aforo se utilizarán aulas espejo para realizar docencia híbrida.

· Universidad Pontificia de Salamanca: la UPSA ha diseñado un Protocolo para la incorporación de los alumnos de forma presencial, que ocuparán los asientos marcados previamente en cada aula para garantizar la distancia de seguridad de 1.5 m entre ellos. Los centros de la Universidad dispondrán de cámaras termográficas en las entradas principales, así como geles hidroalcohólicos y señalética de tránsito, entre otras medidas higiénico sanitarias.

· Universidad San Jorge: el curso comenzará en la USJ con una metodología híbrida entre la presencialidad y la telepresencialidad. El aforo máximo de las aulas será del 50%, de forma que a lo largo de la semana los alumnos tendrán clases presenciales, online (con profesor y estudiantes fuera del aula) y en streaming (una parte del alumnado en clase presencial y otra online). La evaluación será presencial, y la Universidad está preparada para un modelo de evaluación híbrido de exámenes en remoto y evaluación continua en caso de que fuera necesario.

· Universidad de Deusto: el aforo máximo de las aulas respetará la distancia mínima de seguridad con mascarilla, y será siempre inferior al 50% de la capacidad del aula. La mayor parte de la actividad docente se desarrollará en modo presencial (en subgrupos) y parte en modo remoto. En este sentido, el rector considera que la enseñanza online no es algo a usar solo por causas de fuerza mayor y ha indicado que “estamos ante una oportunidad histórica para desarrollar el aprendizaje en remoto o síncrono (que aporta cercanía) u online (asíncrono, que permite foros y otros tipos de trabajo). No nos confundamos y creamos que es algo pasajero. Seguir dividiendo las universidades en presenciales u online no tendrá sentido. No se trata de optar. Se trata de hibridar de manera eficiente y creativa".

· Universidad Francisco de Vitoria: la UFV ha optado por dar clase a alumnos que van a estar parte en el aula y parte en sus casas porque “creemos que esta es la mejor opción en beneficio de los alumnos y del compromiso de formación que con ellos tenemos". Para ello todas las aulas han sido reforzadas con recursos didácticos y medios audiovisuales (micrófonos y cámaras web), así como pantallas de apoyo para facilitar la integración de la clase presencial con los alumnos conectados en remoto. Todo ello se acompañará con la mejora de la infraestructura en red para garantizar la retransmisión en streaming e integrar el aula física con la virtual.

· Universidad CEU San Pablo: la Universidad afronta la docencia con un modelo de doble presencialidad que hará posible desarrollar sesiones interactivas con estudiantes en el aula (presencia física) y en sus hogares (presencia digital) gracias a las aulas Hyflex. Además, en línea con la consolidación de la internacionalización en la Universidad, se ha creado un modelo de movilidad virtual que facilitará a los alumnos internacionales seguir sus estudios en su centro de estudios de origen; gracias a la grabación de todas las sesiones, el estudiante podrá visualizar cada clase el número de veces que considere necesarias, con indiferencia del huso horario.

   Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad