Las nuevas pruebas para obtener el título de la ESO y Bachillerato serán tipo test

Sofía Riesco

El proyecto de Real Decreto para las pruebas de la LOMCE establece un máximo de 350 preguntas que los alumnos deberán aprobar para obtener el título de graduado en ESO y el título de Bachiller.

imagen Las nuevas pruebas para obtener el título de la ESO y Bachillerato serán tipo test

Una de las modificaciones que introdujo la LOMCE en el sistema educativo era que para obtener el título de ESO y de Bachillerato habría que realizar una prueba al final de dichas etapas. Hasta ahora no se sabía en qué consistiría exactamente, pero según el texto del anteproyecto, la prueba estaría compuesta de 350 preguntas tipo test divididas en tres partes.

El Real Decreto que ha dado a conocer el Ministerio de Educación sobre las características generales de las pruebas de la evaluación final de Primaria, ESO y Bachillerato establece una prueba común a todo el territorio español al final de cada uno de estos cursos. La asignatura de Religión quedaría excluida de la evaluación específica.

Tanto la prueba final de la ESO como de Bachillerato se compondrán de tres partes que evaluarán las competencias y estándares de aprendizaje evaluables asociados a: 4 materias generales del bloque de troncales (máximo 200 preguntas), 2 materias de opción del bloque de troncales elegidas por el alumno (máximo 100 preguntas), y 1 materia del bloque de específicas elegida por el alumno (máximo 50 preguntas).

Las preguntas tendrán un formato de elección múltiple con cuatro alternativas y respuestas semiconstruidas. Para evaluar la expresión escrita se utilizará el formato de respuesta abierta. También se incluirán pruebas orales (oratoria, defensa oral de un tema, plantear un posicionamiento crítico, debate, etc.) La puntuación será de 0 a 10, aprobando con un 5.

Prueba final para obtener el título de la ESO

La media de las calificaciones obtenidas en las materias cursadas en la Educación Secundaria Obligatoria tendrán un peso del 70%, mientras que la prueba final supondrá el 30% restante. Los alumnos podrán presentarse a la evaluación final hasta con dos suspensos, siempre que no sean simultáneamente en las asignaturas de Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas.

La primera prueba se realizará en 2017 aunque no tendrá efectos académicos y sólo habrá una convocatoria. Las asignaturas de las que se evaluará el alumno serán todas las materias generales cursadas en el bloque de asignaturas troncales, salvo Biología y Geología y Física y Química; dos materias de opción cursadas en el bloque de asignaturas troncales, en cuarto curso (que podrán ser Biología y Geología, o Física y Química); y una materia del bloque de asignaturas específicas cursada en cualquiera de los cursos, que no sea Educación Física, Religión, o Valores Éticos.

Prueba final para obtener el título de Bachillerato

En este caso la ponderación es distinta. La media de las calificaciones obtenidas a lo largo del Bachillerato tendrá un peso del 60%, mientras que la prueba final supondrá un 40% (tal y como está ahora constituida con la Prueba de Acceso a la Universidad). Además, los alumnos deberán tener aprobadas todas las asignaturas para poder presentarse.

La primera prueba se realizará también en 2017, con dos convocatorias, pero no será vinculante para obtener el título de Bachillerato, aunque sí para el acceso a la universidad. Se evaluarán todas las materias generales cursadas en el bloque de asignaturas troncales y en el supuesto de materias que impliquen continuidad, sólo se tendrá en cuenta la materia del segundo curso; dos materias de opción cursadas en el bloque de asignaturas troncales; y una asignatura del bloque de específicas cursada en cualquiera de los cursos que no sea Educación Física ni Religión.

  
Enviar por emailEnviar a un amigo

* Tu email no se mostrará en la página.

Recibe gratis noticias en tu mail
Publicidad